Microsoft pone a la venta la tableta Surface RT en Europa y en España

Microsoft ha puesto toda la carne en el asador para poder competir con su Surface RT en un mercado que está alcanzando la madurez y que dominan Apple con sus iPad y Android con todas las demás. La máquina y el sistema operativo que estrena son más que notables, aunque me vais a permitir que ponga un pero antes de empezar: llega bastante tarde.

La mayor ventaja con la que puede contar es con la enorme cantidad de usuarios de Windows que existen y la posibilidad de que muchos de ellos migren a Windows 8. Porque no cabe duda de que el éxito o el fracaso de estas tabletas están intrínsecamente unidos a lo que pase con el nuevo sistema operativo de Microsoft. De hecho, la compañía de Redmond las ha fabricado porque no confiaba en otras marcas; quería demostrar toda la capacidad de su nuevo Windows en una tableta y por eso creó Surface.

Os diré que en las distancias cortas, gana; es más atractiva y agradable en la mano que vista. Está construida con una aleación de magnesio y diseñada con esmero, y no escatiman esfuerzos en comunicarlo. ¿Sabéis cuál es el aspecto que más destacan en las presentaciones? El soporte trasero. Lo llaman Kickstand, como las patillas de las bicis o las motos, pero con mayúscula, y sirve para mantener la tableta en un ángulo de 22 grados en posición horizontal. Lo de los 22 grados también lo comentan mucho; parece que es el ángulo idóneo para sujetarla entre las manos. Y, curiosamente, entre las manos el cuerpo metálico es menos frío y más agradable que la mayoría de las terminaciones plásticas que emplean otros fabricantes.

La pantalla es una multitáctil de cinco puntos, con un tamaño de 10,6 pulgadas en formato 16:9, protegida Gorilla Glass 2 y una resolución de 1.366 x 768 píxeles. El procesador al que han confiado es un Nvidia Tegra 3 capaz de mover con soltura juegos, vídeos… y también herramientas ofimáticas como el Office Home & Student 2013 RT que lleva preinstalado.

En cuanto a conectividad, un punto bueno y otro no tanto. El bueno es que, además de la toma de auriculares, el Cover Port para accesorios y la salida de vídeo HD, incluye un USB 2.0 estándar, al que se le puede conectar un mando de la Xbox como un pen drive que identifica como el Windows de toda la vida. El aspecto negativo es que no tiene, ni va a tener, una opción 3G. Es cierto que, excepto para un uso profesional en el que sea absolutamente necesario, no suelo recomendar los modelos 3G, porque son unos 100 euros más caros e implican al menos el coste de una multisim para compartir la tarifa de datos entre el teléfono y la tableta, pero al menos considero que debería existir como opción.

Pesa 676 gramos y mide 9.3 milímetros de grosor, a los que habría que añadir los tres milímetros de la Touch Cover o los cinco de la Type Cover. La primera es una tapa-teclado táctil, mientras que la segunda oculta un teclado mecánico en el que las pulsaciones tienen un recorrido de 1,5 milímetros, más adecuado si se va a utilizar extensivamente.

El precio no está muy desencaminado de lo que hay en el mercado, pero debería haber sido más contenido si buscaban abrirse una brecha con repidez. El modelo de 32 gigas cuesta 479 euros y el de 64, 100 euros más. La Touch Cover cuesta 120 euros y la Type Cover, 130, aunque existe la posibilidad de comprar un pack de Surface y Toch Cover por 579 (32 GB) o 679 euros (64 GB).

Ver la noticia original en elmundo.es

Estamos de acuerdo con el articulista en que la Surface RT ha llegado demasiado tarde. Son millones los usuarios de todo el mundo que ya poseen una tableta con el sistema operativo Android o un iPad con el sistema operativo iOS.

Ahora Microsoft nos propone que compremos una tableta Surface RT con sistema operativo Windows RT.

Soy usuario de Microsoft Windows desde hace muchísimos años, demasiados diría yo. La idea de tener una tableta con Windows me atrae. Actualmente poseo una tableta Toshiba AT-200 con Android, que es bastante buena y con la que estoy muy contento, así como un smartphone Samsung Galaxy S3, con el que también estoy muy contento.

El problema que tengo con estos dispositivo es que no puedo ejecutar algunas aplicaciones Windows con las que llevo conviviendo mucho tiempo y que me son imprescindibles en mi trabajo diario.

Parece que la tableta Surface RT con su sistema operativo Windows RT viene al rescate, pero me temo que no es oro todo lo que reluce.

Resulta que Windows RT no es compatible con todas las aplicaciones Windows. Esta noticia es devastadora para mí. Resulta que parece que estoy comprando una tableta con Windows, pero no es realmente así. Windows RT es una versión de Windows 8 adaptada para correr sobre microprocesadores ARM, y por cuestiones técnicas relacionada con este tipo de micros, que están pensados para funcionar en dispositivos móviles, Microsoft ha tenido que sacar una versión de Windows incompatible con muchas de las aplicaciones de Windows.

Una vez entendido el concepto, Surface RT no es para mí. No quiero una tableta Windows que me sirva para ejecutar mini aplicaciones similares a las App de las tiendas de Apple o Google. Quiero una tableta que funcione como un portátil cuando tengo el teclado conectado, o como una super-tableta con Windows cuando le quito el teclado. Pero quiero poder ejecutar todo mi arsenal de aplicaciones Windows.

Una vez aclarado que Surface RT y Windows RT no son para mí, ¿quién podría estar interesado en una tableta de Microsoft que no ejecuta las aplicaciones tradicionales que corren en su sistema operativo Windows?

Puede que nuevos usuarios, sin demasiadas dependencias de aplicaciones tradicionales de Windows. Estos usuarios tendrán una tableta como las demás, pero con Windows en lugar de Android o iOS, con la tienda de apps de Microsoft en lugar de la Apple Store o Google Play.

Problemas de sistema operativo aparte, el autor del artículo parece que ha tenido buenas sensaciones con la tableta Surface RT desde el punto de vista del diseño y del tacto. Como aún no hemos puesto nuestras manos sobre la tableta, no podemos juzgar esos aspectos.

No obstante, sí tenemos una consola X-Box y nos gustaría hacer un comentario sobre ella. Esperamos que Microsoft haya cuidado un poco más su diseño hardware en la Surface RT de lo que cuidó el diseño de la consola que tanto dinero le ha dado. Tanto que ya hay en Microsoft quien piensa que le futuro de la compañía pasa por X-Box más que por Windows.

Nos referimos a un defecto de diseño de la X-Box que clama al cielo. Este defecto no es otro que el deficiente diseño de la consola en lo referente al calor que genera. Después de funcionar durante 5 minutos, si se pone una sartén sobre la consola se pueden freir unos huevos con total tranquilidad. Sencillamente, la consola arde.

Esperemos que en el caso de la tableta Surface RT hayan cuidado todos los aspectos de diseño de la misma, incluido el delicado tema de la disipación de temperatura. Muchos nos ponemos las tabletas sobre las piernas y no queremos demasiado calorcito en esa zona.

Nosotros esperaremos pacientemente a la tableta Surface Windows 8 Pro, que no tendrá el problema de compatibilidad de la Surface RT, puesto que corre el sistema operativo Windows 8 completo.

En cuanto al precio, lamentablemente Microsoft no nos ha sorprendido agradablemente. Con los tiempos de crisis que corren ha puesto a la tableta Surface RT un precio similar al de los productos más caros de la competencia. Mala idea en nuestra opinión. Ya que llegó tarde al mercado, hubiera sido un golpe de efecto poner precios un 20% más bajos a sus productos. Nadie pensaría que es porque sus tabletas son de baja calidad. Pienso que hubieran vendido muchas más de las que van a vender.

Por último, el hecho de que la Surface RT no disponga de versión 3G nos parece un error. Muchas personas cuando van de viaje podrían estar interesadas en ponerle su tarjeta telefónica a la tableta. Seguramente Microsoft corregirá el problema con el tiempo, pero ¿a qué precio?

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«