Leído rápido el titular, uno lo entiende justo del revés, y es que tristemente lo habitual es que escuchemos noticias acerca de humanos que asesinan despiadadamente a los animales. Sin embargo no hay error alguno en la redacción del titular, vuelve a leer y entenderás bien. Una perra ha disparado a su dueño. Ha sucedido en Argentina, y la víctima es un campesino de 29 años. El trágico suceso tuvo lugar cuando la perra, accidentalmente, accionó el gatillo de la escopeta que su dueño, previamente, había dejado en la camioneta. El tiro, no puedo ser más certero, un disparo le hizo caer fulminante perdiendo la vida al instante.

El episodio ocurrió la mañana del martes cuando un peón rural, se disponía a entrar en su vieja camioneta que había dejado estacionada cerca de la casa, pero al hacerlo asustó a su perra que había ingresado durante la noche al vehículo, que había quedado con una puerta abierta, para protegerse del frío, relató la fuente.

En el asiento de la camioneta, el hombre había dejado una escopeta calibre 16, sobre la cual dormía el animal que se sobresaltó y al levantarse bruscamente, apretó el gatillo, según contó a la policía otro trabajador que vio cómo se desplomaba su compañero.

Fuente: Noticias Yahoo

Oyendo la versión del testigo de los hechos, un compañero del trabajador fallecido, la policía no da crédito. Jamás había sucedido algo similar, que un animal, por error, por puro azar, accione el gatillo de un arma, con la habilidad suficiente para dejar a su amo sin vida. Ni siquiera de refilón se conoce un hecho parecido. Cierto es que existen muertes de lo más absurdas, y que la mayoría de los fallecimientos se producen por accidentes tontos que podrían haberse evitado. Morir disparado por tu perra, es una historia digna del programa de televisión 1000 maneras de morir, y puede que, de aquí  a unos años terminemos viéndola recreada.

Muere disparado por su perra, parece un títular de prensa sensacionalista. Pero lo cierto es que es real, como la vida misma, pese a que la única razón de que nos lo creamos, es porque el compañero de la víctima, otro trabajador de la provincia argentina de Santiago del Estero, fue testigo del drama.

Imaginamos al CSI argentino investigando los hechos, y es que ni de lejos la historia es fácil de creer. Sin embargo, así ha sucedido. Al parecer, y siempre según cuenta el testigo, la perra que había estado pasando la noche en el interior de la camioneta cobijándose del frío, se asustó, no se sabe bien por qué. Al salir corriendo del vehículo, pisó el gatillo y accionó el arma, lo que hizo que la bala fuera a estrellarse justo en el cuerpo de su amo. Un disparo mortal por accidente. Y es que, las armas hay que tenerlas a buen resguardo y en sitio seguro.

Si tienen animales, ya quedan advertidos. Las mascotas son imprudentes como los niños, toda precaución es poca con ellos. Y no sólo de los menores hay que mantener lejos los objetos peligrosos, también de nuestros perros.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«