Ha ocurrido en la región ucraniana de Zaporózhiye. Y la pareja, evidentemente, se encontraba en notable estado de embriaguez. La muerte no ha podido ser más cruel. Ha sido la mujer, cuyo cadáver  la policía está tratando de identificar, la que ha fallecido, aunque el hombre tampoco se ha llevado la mejor parte. Ambos  están muy destrozados. Él ha perdido las dos piernas.  No en vano el tren los arroyó cuando se encontraban practicando sexo en la vía. El superviviente, jamás podrá olvidar este último acto sexual. Un momento de placer ha puesto fin a una vida y ha lesionado otra por la imprudencia.

La mujer, cuya identidad trata de esclarecer la policía, murió a causa de las heridas que le causó el convoy, que también cortó las dos piernas al varón.
Ambos se encontraban en estado de embriaguez, aclaró la policía ucraniana.
El superviviente, natural de la ciudad ucraniana de Jersón, fue trasladado al hospital.

Fuente: Lavanguardia.com

Viendo “Mil maneras de morir”, en televisión, nunca imaginé que aquéllas historias pudieran ser reales. Sin embargo, vemos que sucesos trágicos que parecen salidos de la mismísima televisión basura tienen lugar todos los días, y además superando con creces la realidad a la ficción. Muere practicando sexo a lo mejor es un titular que augura un final más liviano que otros tipos de muerte. Pero en este caso, lamentablemente no es un final feliz lo que contamos, sino la historia de un hombre que ha presenciado una escena demoledora y que, además, ha perdido sus dos piernas.

Mucho hubieran deseado las dos víctimas que la muerte se hubiese producido, si acaso en las mismas circunstancias, es decir, practicando sexo, al menos por otra causa, como por ejemplo, un ataque al corazón. Y es que hay muertes dulces y otras no tanto. Esta, ha sido amarga, muy amarga. Peor, no existe sabor para calificar este suceso. El sabor a muerte despiadada.

Una vez más la imprudencia hace de las suyas y aparece en las circunstancias menos favorables a causa del alcohol. Queda mucho para que la sociedad tome consciencia de la amenaza que implica el alcoholismo y del número de sucesos tristes que tenemos que lamentar por culpa de un líquido que consideramos incluso como el oro en muchas ocasiones, lo bebemos como agua y, en su interior oculta veneno. El alcohol está detrás de infinidad de dramas personales y sociales.

Estoy segura que este hecho causará, si bien algún espanto, más risas que lágrimas entre el mundo de internet y otros espectadores que sepan de la noticia. Sin embargo, no debiéramos obviar el enorme problema que entraña, el dato de que hechos como éste se suceden a diario. Tal vez no tan espectaculares, pero sí con los mismos culpables: el alcohol y la imprudencia. Algún día tomarán nota las autoridades de que el alcohol es tan asesino o más que las drogas y el tabaco. Si no hubieran alcohólicos, los accidentes, y tragedias de todo tipo, se reducirían a una cifra irrisoria.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«