Negocios para la crisis: Tiendas eróticas

Aunque en tiempos de crisis es habitual escuchar comentarios del tipo ” A este paso ya veo que no podré tener hijos tal y como están las cosas”, “Nunca podré casarme como el paro no termine pronto”, o informaciones relacionadas con el retraso de la maternidad, y es que sin empleo, es complicado plantearse un futuro próspero, seguro y tranquilo, adecuado para formar una familia. Seguramente, tú mismo te encuentras en este grupo de personas y, quizá, incluso estés retrasando la experiencia de independizarte de tus padres. Sin embargo, con crisis aumenta la venta de cosméticos, y tenemos más ganas de sexo. Las tiendas eróticas triunfan.

“La cadena está preparando su expansión internacional y tiene previsto abrir próximamente establecimientos en Colombia, donde existe una fuerte demanda, mientras que posteriormente seguirá su expansión por Brasil, Panamá y Uruguay.

Crecimiento exponencial

Geri Asanova,  portavoz de la compañía, destacó que este año han notado “un crecimiento exponencial de la facturación” por parte de sus franquiciados, que “en apenas tres meses desde cada apertura empiezan a facturar una media de un 60% más al mes por tienda”.

Un crecimiento de sus ventas que viene propiciado por el ‘boom’ de la literatura erótica, los juguetes para parejas y la lencería provocativa, que han generado una mayor demanda de estos productos. “Las mujeres son las principales clientas de nuestras franquicias y de hecho son las mujeres las principales inversoras que se deciden a emprender montando su propio negocio”, subrayó, para detallar que el “90% de las tiendas las llevan mujeres”.

Fuente: elEconomista.es

Pese a que la mayoría de nosotros aplazamos nuestros planes de independencia, matrimonio o convivencia en pareja, y sobre todo maternidad, por la inseguridad que nos ofrece un incierto futuro laboral, lo cierto es que esto no impide que otros sectores de la población se encarguen de aumentar la natalidad para compensar la baja.

Un placer gratuito

Paradójicamente suelen las personas con menos recursos quienes más se animan o, descuidan, en esto de la procreación. En todo caso, es una realidad, y es que cuando las salidas están tan lejos de nuestro alcance, debido a que nuestro bolsillo no nos permite grandes derroches, todavía nos queda un placer que continúa siendo gratis y sumamente gratificante, me refiero cómo no, al sexo.

Ya sea porque no tenemos otra alegría con la que aliviar nuestras penas, o porque como dice la portavoz de las franquicias de tiendas eróticas SexPlace, la literatura erótica nos ha empujado a probar experiencias nuevas, pero la cuestión es que cuando todos los negocios echan el cierre, las tiendas eróticas, y en concreto SexPlace, no sólo sobreviven sino que van camino del éxito, con una facturación en crecimiento, nada menos que un 60% más que el año pasado. ¿Buscan un negocio? Si quieren ir sobre seguro, apuesten por el sexo.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«