Un pescador español le escribe una carta abierta a la Reina Isabel II de Inglaterra

Son muchas las personas que, por admiración o por encontrarse en una situación desesperada, escriben a los monarcas o a los presidentes de sus países. Pero este caso resulta peculiar precisamente por el contexto en el que se está produciendo. Un pescador español ha escrito a la Reina de Inglaterra, exponiéndole los problemas que está sufriendo y la situación desesperada en la que quedará si el conflicto por Gibraltar le impide pescar en sus aguas. La carta, colgada en una web, ha recibido ya 20.000 firmas de apoyo, procedentes de distintas partes del mundo.  Más allá de un conflicto político, el problema que se ha planteado estas semanas pasadas con las autoridades del peñón es un tema de bienestar que implica el futuro y el pan de muchos ciudadanos.

En su misiva, Vázquez asegura que desde hace muchos años se gana la vida faenando en la bahía de Algeciras, frente al Peñón de Gibraltar. “No es un trabajo fácil, ni cómodo, ni me va a hacer rico nunca”, asegura en una carta que desde que fuera publicada ha recibido la solidaridad de más de 20.400 personas, pues las consecuencias de los últimos acontecimientos han “hecho pedazos” su futuro, ya que no va a poder salir a pescar, asegura.

“No entiendo por qué han impedido ustedes que pueda seguir saliendo a pescar todos los días, como he hecho durante toda mi vida. ¿Por qué quieren impedirme trabajar?”, explica el pescador, que asegura, además, que la “actitud y declaraciones” del ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, en esta crisis “han sido un cuchillo que se ha clavado en mi corazón”.

La misiva concluye con ruego a la Reina y las autoridades británicas: “Por favor, déjenme vivir, déjenme comer: retiren esos bloques de hormigón. Reciban un angustioso saludo de mi esposa y de mis hijos y mi deseo de que recapaciten y vuelvan al sendero de la cordura”.

El presidente de HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, ha entregado en la mañana de este viernes en las oficinas de la Embajada del Reino Unido en Madrid un volumen con el respaldo de miles de ciudadanos a la carta de Manuel Vázquez.

Estos miles de ciudadanos, según apuntan en un comunicado desde HazteOir.org, no sólo son españoles, sino que la petición ha recabado apoyos desde Alemania, Argentina, Bélgica, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Croacia, República Dominicana, Ecuador o El Salvador.

Fuente: Europa Press

Por el pan de nuestros hijos somos capaces de cualquier cosa. Y esto lo saben bien la gente humilde y trabajadora. Como pescador, harto de enfrentarse cada día a las inclemencias del mar, este hombre no está reclamando dinero, ni subvenciones, ni tampoco ayudas sociales en un momento en que está tan de moda solicitar la solidaridad y ayuda de los vecinos. Simplemente pide trabajar, para ganarse el sueldo por sí mismo.

Para él, como para la mayoría de los ciudadanos, la política le viene grande, no entiende de guerras, de conflictos, ni de  malos rollos del pasado, porque de lo que se trata es de vivir el presente y de sobrevivir al futuro. Apuesto a que su carta, si bien cuenta con el apoyo, de momento de  más de veinte mil personas, no será escuchada por quienes deben hacerlo. No hablo de la Reina de Inglaterra, sino de nuestros políticos, los españoles, y los británicos. Cómo se nota que a ellos no les afecta directamente el problema de los pescadores españoles que faenan en las proximidades del Peñón de Gibraltar, por más que aseguren defender nuestros intereses.

Está claro que los políticos británicos defenderán a muerte a las autoridades de Gibraltar, en concreto a su gobernador, que no es otra cosa que un alcalde, sin importar las fechorías que cometan, pues los británicos siempre se han caracterizado por tratar sin piedad los asuntos relacionados con sus colonias. Que se lo pregunten a los chinos, por ejemplo, o a los argentinos más recientemente.

Los políticos españoles por su lado, deben defender los intereses de los pescadores que se ganan su sustento faenando en las aguas compartidas que bañan el peñón de Gibraltar. Mientras los políticos españoles se dedican a manifestar su posición de firmeza, y los británicos a manifestar que siempre estarán del lado de los ciudadanos gibraltareños, los pescadores siguen sin poder llevar dinero a sus casas, por culpa de los bloques de hormigón que echaron las autoridades gibraltareñas hace unas semanas de forma unilateral.

Desde aquí apoyamos sin fisuras a este valiente pescador español que se ha atrevido a dirigir una carta pública a una autoridad de nivel mundial, como es la Reina Isabel II de Inglaterra. Esperemos que dicha acción valiente sirva para desbloquear la situación política que se ha enquistado entre España y Reino Unido respecto a las acciones llevadas a cabo por las autoridades gibraltareñas en los últimos tiempos.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«