Phil Mickelson y Tiger Woods ganan los primeros torneos de 2013Los dos estadounidenses, grandes exponentes del golf mundial, inician el curso con sendos títulos y nos prometen un año espectacular.

El Waste Management Phoenix Open llegó a su fin y no podía haber sido más espectacular, con un duelo en las alturas de la clasificación entre dos auténticos magos del golf cuando están inspirados. Y en este caso lo estaban. Por un lado, el zurdo de San Diego Phil Mickelson, actual número 10 del mundo, y por el otro el rubio Nashville, Brandt Snedeker.

Mickelson ha cosechado su tercera victoria en este torneo, y lo cierto es que lo ha hecho con holgura y solidez, concluyendo con unos números realmente de primerísimo nivel: 28 bajo par para un total de 256 golpes, con cuatro de diferencia sobre el segundo clasificado, Snedeker. La salida de éste fue escalofriante, con cuatro birdies en los primeros nueve hoyos, pero el hoyo 7 fue determinante para cortar de raíz cualquier atisbo de reacción de Snedeker y a la vez dar alas a Mickelson.

En el par 3 del hoyo 7 se produjo el desenlace. El de San Diego no conseguía alcanzar el green, mientras que Snedeker dejaba su bola en clara posición de birdie. Cuando todos imaginábamos que Mickelson iba a realizar su golpe predilecto, su approach, sorprendió con el putt, aún teniendo que recorrer una larga distancia visitando el collarín del propio green. La bola salió fuerte y milagrosamente fue recogida por el hoyo para sorpresa general.

El propio Brandt Snedeker comento: “¿Estás de broma? Esperaba que Phil hiciera un globo desde ahí”. Mickelson, por su parte, decía: Tuve suerte de embocarlo. Obviamente estaba tratando de hacer dos putts. Llegó con bastante velocidad al hoyo y si no hubiera entrado se habría quedado a dos o tres metros probablemente. Con Brandt acechando cerca, fue un momento importante”.

Ver la noticia original en libertaddigital.com

No cabe duda de que estamos ante dos de los mejores golfistas de todos los tiempos, pero no lo van a tener demasiado fácil ni este año, ni los que vienen.

Continuamente están saliendo jugadores jóvenes que tienen una calidad extraordinaria y una pegada cada vez más larga, con lo cual estos dos monstruos del golf no sólo tienen que pelear con los pesos pesados tradicionales, sino que cada año deben pelear con las nuevas incorporaciones.

No hay más que ver lo que le pasó a Tiger Woods el año pasado. Estuvo en numerosos torneos a punto de ganar, pero siempre había uno o dos jugadores que lo hacían mejor que él. No eran siempre los mismos, pero hay tantos jugadores con posibilidades que a Tiger le resultó imposible ganar en muchos de ellos.

El golf en el año 2013 se presenta apasionante. Esperemos que algún jugador español consiga darnos alguna alegría, aunque cada vez la cosa está más complicada.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«