Con contrato y todo. Ahora los estudiantes que ingresen en la Universidad China tienen que comprometerse, además de a ser buenos alumnos y honrar a la entidad universitario y personal docente, que no se suicidarán durante su años universitarios. Si se suicidan, ellos y sólo ellos mismos serán responsables del acto, con lo cual exime a la Universidad de toda culpa. Suena chiste pero no lo es, está sucediendo realmente en la provincia de Guandong. El objetivo, según los mentores de dicho contrato, es que cada uno cuide de sí mismo como personas autosuficientes tanto física como psicológicamente.

Más de 5.000 estudiantes de primer añohan firmado el contrato en el querenuncian a suicidarse al inscribirse en el City College de la Universidad de Tecnología de Dongguan , según ha publicado el portal China Org.cn.

El contrato presentado establece que los estudiantes asumen toda la responsabilidad y las consecuencias si se suicidan o se lesionan en la Universidad.

Los medios chinos han especulado que la medida está vinculada a una reciente riña entre dos estudiantes que terminó con el apuñalamiento de la chica que se negó a ser novia de su agresor.

Fuente: Telecinco.es

Hemos asistido divertidos a otras ocurrencias similares con igual petición, como el “prohibido morirse“, que se menciona en algunos pueblos de España cuando el cementerio carece del acondicionamiento necesario para hacer frente a entierros e incineraciones, o cuando el sepulturero está de baja. Lógicamente, en todos estos casos, la solicitud es únicamente una manera de pasar el tiempo con risas.

Alumnos responsables, menos suicidios

Sin embargo, la norma que ha prohibido suicidarse en el centro universitario de China, va totalmente en serio, y como muestra lleva rúbrica y todo. Si los estudiantes firmamos un compromiso de hacer buen uso de las instalaciones del centro, comportarnos respetuosos con el personal docente, compañeros y aprovechar responsablemente el material de estudios, ahora los estudiantes cuentan con una responsabilidad más en el contrato, por la cual queda prohibido suicidarse.

Puede sonar a chiste pero no deja de resultar tétrica la iniciativa. Que ya sabemos que los chinos nos sorprenden con más que curiosas ocurrencias, pero nunca antes hasta tal punto. Y de hecho, la norma suscita cierta preocupación. Aunque los funcionarios de la Universidad, salen al paso diciendo que sólo se ha redactado dicha prohibición para que el alumnado sea responsable en sus actos y se sienta responsable de su propio cuidado, no culpando a la Universidad de los problemas que pueda tener, hay quienes señales sucesos recientes.

Hace poco el centro vivió un hecho trágico, donde una riña terminó con un apuñalamiento. Los alumnos están conformes con la norma. Algunos padres, por el contrario, no tanto, y es que dicen que el centro sólo quiere pasar la pelota de problemas que está habiendo en el centro.

Tampoco podemos dejar de lado que en China, la educación es una de las más exigentes del mundo, y los alumnos, a menudo, sufren una gran presión por la obsesión por ser perfectos estudiantes y profesionales. Existe una carrera por ser el más preparado.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«