Recorre Europa con un esqueleto

Cuando vamos a hacer largos viajes, siempre nos recomiendan hacerlo en la mejor compañía posible. Una mujer mexicana, Sussan Weese, ha sido inteligente escogiendo acompañante, y es que por lo menos, tiene la seguridad de que su compañero va  ser silencioso, respetuoso, y nada invasivo en cuanto a sus propuestas a lo largo del viaje. Así da gusto. Pero, ¿donde encontrar semejante compañía? Sencillo. Se trata de un esqueleto. Pero no teman, que esta mujer no viaja con sus familiares muertos. Simplemente, a ella la fascinan los esqueletos y convive con un montón de ellos.

Su trabajo como ilustradora médico le despertó este interés por los esqueletos

El individuo de plástico se llama Sam y Weese siempre viaje con él

La aventura de Sussan arrancó el pasado año 2012

Según varias fuentes recogidas por la prensa internacional, Sussan Weese sintió una extraña atracción por los esqueletos cuando trabajó como ilustradora médico. Su fascinación llegó a tal punto que bautizó a su extraño compañero como ‘Sam’ y lo invitó a viajar.

Fuente: Telecinco.es

Pese a lo impactante de la noticia, no se dejen ustedes intimidar, porque no es tan tétrica la cosa como a simple vista parece. Sussan Weese no es ninguna psicópata, aunque algunos puedan pensarlo. De hecho incluso la policía llegó a temer por este hecho, y la mujer tuvo que ser retenida en uno de los aeropuertos hasta que pudieron comprobar que su compañero de viaje, tan huesudo, efectivamente era un esqueleto de plástico y no humano. Sin embargo, todo con ella es de lo más inocente.

Tampoco se trata de una seguidora de Tim Burton de quien yo sí que me confieso admiradora. La cosa fue más tardía para esta mexicana de 57 años, que según cuenta ella misma, estuvo trabajando como ilustradora, y allí tuvo su primer flechazo con Sam, como ella misma le bautizó y que, por supuesto, ni qué decir tiene, es un esqueleto. De hecho, su compañero de viajes.

Sam está hecho de plástico y a tamaño natural. A diferencia de otros compañeros sintéticos cuya fidelidad es más que dudosa, tenemos los casos de Chucky, el célebre muñeco diabólico y otros del clan, Sam se comporta perfectamente. Tanto así que su periplo por Europa junto a Sussan, ha durado nada menos que un año. La aventura comenzó exactamente el 1 de noviembre del año 2012, para concluir justo ayer, el Día de los Muertos.

Para que luego se quejen de que un día al año celebramos Halloween, Sussan convive con el más allá y la fantasía más extravagante acerca de la muerte y los muertos durante 365 días. Y no sólo convive cual feliz y compatible matrimonio, sino que además, la pareja, hasta se va junta de vacaciones. ¿Puede pedirse más a un compañero de viaje?

Si estaba pensando en que, en vistas al futuro, a lo mejor me conformaba con formar una gran familia animal, con miembros de mucho pelo, bigotes, grandes orejas y cuatro patas, seguro que más de uno, se plantea ya formar la suya con un simpático clan de esqueletos.  Ventajas no le faltan.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«