Sale a la luz el secreto de la fabricación de los famosos violines Stradivarius

La tecnología es capaz de imitar hoy en día procesos que antes eran impensables. En especial, algunos trabajos artesanales ya es posible analizarlos para conocer técnicas antiguas que revelen detalles sobre los materiales que eran usados en otros tiempos en la fabricación de diversos elementos. Más específicamente, en el campo de la música, los violines Stradivarius han sido mundialmente reconocidos, porque la persona que los creó, Antonio Stradvarius, alcanzó grados sumos de perfección con la fabricación de violines únicos, totalmente exclusivos. Ahora, en Italia, nuevos estudios revelan detalles significativos.

“Un nuevo estudio llevado a cabo por Marco Malagodi, de la Università degli Studi di Pavia, en Italia, y otros colegas, ha utilizado una innovadora variedad de métodos analíticos para identificar las técnicas empleadas por el maestro en la construcción de violines Antonio Stradivarius en el siglo XVII, consiguiendo reproducir, además, sus habilidades técnicas. El trabajo ha sido publicado, bajo el título «A Multi-Technique Chemical Characterization of a Stradivari Decorated Violin Top Plate», por el periódico digital Applied Physics A – Materials Science & Processing.

Antonio Stradivarius es universalmente reconocido como uno de los más famosos fabricantes de violines en el mundo entero. Durante su vida, él y sus aprendices construyeron más de mil violines, violas y otros instrumentos de cuerda. La importancia de los trabajos de Stradivarius reside en sus habilidades técnicas, la calidad de los materiales usados y el acabado de la superficie de los instrumentos. El sonido de un violín es el resultado de la combinación de los materiales empleados (especialmente de la madera y sus barnices), de la construcción técnica y de la habilidad del artesano.

Malagodi y su equipo han empleado una variedad diferente e innovadora de diagnosis técnica para identificar las características y la composición de los materiales utilizados en un plancha superior original de un violín hecho por Antonio Stradivarius. También han estudiado el revestimiento de la superficie y su decoración. La pieza estudiada es propiedad de Charles Beare, experto en violines y fabricante de estos instrumentos de origen inglés, considerado como el mejor verificador de la autenticidad de estas piezas históricas en todo el mundo.

Los análisis llevados a cabo han revelado la ausencia de capas de barniz en la superficie de la plancha superior, como resultado de una amplia y excesiva restauración. Además, han identificado el uso de tinte en las capas negras de los purflings (nombre por el que se conocen las tres bandas de madera pegadas conjuntamente y dispuestas como un elemento decorativo que rodea la línea externa del violín justo en la parte anterior a su borde), y las características de los elementos blancos y negros utilizados para la decoración, lo que confirma que Stradivarius empleaba antiguas técnicas artesanales para el teñido de la madera.

Después de eso, los investigadores copiaron la plancha superior basándose en sus descubrimientos y utilizando para ello materiales similares a los que habían identificado en la pieza original del maestro italiano. Tras conseguir una réplica del objeto en estudio, sometieron la pieza obtenida a los mismos detallados análisis por los que había pasado el original para verificar el acierto de las conclusiones que había obtenido con el referente histórico”.

Fuente: ABC.es

Los violines Stradivarius son hoy día todo un referente en el mundo del arte y de la música, tanto es así que se han convertido en un objeto de enorme valor para los amantes e interpretes de la música clásica e incluso por los coleccionistas de antigüedades. El precio que puede llegar a alcanzar uno de estos instrumentos ronda el millón y medio de euros, una cifra que refleja el gran reconocimiento que estos violines han tenido a lo largo de sus más de tres siglos de edad. Se estima que Antonio Stradivarius fabricó más de 1200 instrumentos de los cuales hoy día solo existen aproximadamente unos 600 ejemplares repartidos por todo el mundo.

La particularidad de estos violines radica especialmente en que cada uno de ellos constituye un ejemplar con unas características únicas respecto a los demás y un nombre propio que los diferencia unos de otros. No hay un Stradivarius igual a otro, son piezas exclusivas con una calidad y un diseño extraordinarios.

El sonido de un Stradivarius es famoso por su delicadeza y su increíble precisión, un sonido que ningún otro violín ha conseguido imitar a día de hoy y que los entendidos en la materia califican de un fenómeno inigualable, algo casi mágico. El secreto de esta melodía ha sido hasta el día de hoy objeto de numerosas investigaciones que han intentado desvelar qué misteriosas artes utilizaba Antonio Stradivarius.

Hoy, más de 300 años después desde la creación de estos violines y tras la aparición de numerosas teorías acerca del material con el que se construyeron, estamos a un solo paso de descubrir el laborioso y arduo trabajo que este maestro de las cuerdas utilizó para construir sus maravillosos instrumentos.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«