Samsung demanda a LGSamsung Display, subsidiaria del gigante coreano de la electrónica de consumo Samsung, ha presentado ante los tribunales de Corea del Sur una demanda contra LG Display, subsidiaria del otro gigante surcoreano de la electrónica, la compañía LG Electronics.

El motivo de la demanda de Samsung contra LG es la presunta violación de patentes de Samsung en la fabricación de pantallas de cristal líquido con tecnología OLED (diodos orgánicos emisores de luz), que permite fabricar pantallas más finas y con menor consumo..

Televisor Samsung con tecnología OLEDEsta tecnología es la más utilizada actualmente en la producción de smartphones y tablets y televisores, por lo que ambas compañías están peleando por un sector de la electrónica de consumo con un gran crecimiento, que produce unos enormes beneficios y en la que es importante ser el principal suministrador para el resto de compañías de electrónica del mundo.

Se da la circunstancia de que hace un par de meses LG Display presentó a su vez una demanda contra Samsung por el mismo motivo, violación de patentes de la tecnología OLED, en este caso concreto por su inclusión sin permiso en el diseño y producción del producto estrella de Samsung, el smartphone Samsung Galaxy S3, del que se han vendido más de 30 millones de unidades en todo el mundo.

Recientemente Samsung se ha visto involucrada en otras demandas por parte de compañías como Apple, siempre por violación de patentes, pero el hecho es que Samsung ha intermpuesto a su vez varias demandas contra Apple, también por violación de patentes.

Nos da la sensación de que los analistas de estas compañías han evaluado los costes que deben enfrentar en el caso de perder un litigio por violación de patentes y han llegado a la conclusión de que dichos costes serán inferiores a los beneficios de plagiar la tecnología y patentes de los competidores.

Creemos que esta es la conclusión a la que se puede llegar después de ver la gran cantidad de demandas que las compañías tecnológicas interponen unas contra otras. No parece razonable que dichas violaciones de pantentes sean “sin querer”. Más bien da la impresión de todo lo contrario.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«