Samsung y Apple quieren derrotar a Android y sacar a Google del mercado de smartphones

Poderoso caballero es don dinero, que decía Francisco de Quevedo. Tal es el poder de semejante ser inerte que puede conseguir que una de las rivalidades de mayor nivel en el mundo de la tecnología, como es el caso de Apple y Samsung, acabe derivando en una unión por un bien común, el final de Android como sistema operativo, y un claro ataque a Google.

Y es que, mientras nadie se daba cuenta, la compañía del buscador, fundada mucho después que otras gigantes como Microsoft, Apple, Sony o Samsung, se ha convertido en una de las compañías más poderosas del mundo. Google empezó siendo un buscador para los más frikis, para aquellos que no querían utilizar Altavista y que ya comenzaban a confiar en la simplicidad y el minimalismo de una marca que hoy en día sigue siendo igual de inconfundible que la propia CocaCola. Pero poco a poco ha sido mucho más que un buscador para convertirse en el dominador de la publicidad en Internet. Pueden presumir de tener uno de los navegadores web más utilizados del mundo, solo superado en algunas regiones por Internet Explorer. Y en el portfolio de servicios con los que cuenta nos encontramos con una lista interminable de diferentes programas de renombre, como Google Maps, Google Earth, Drive, Gmail, etc. Sin embargo, la obra maestra ha sido, sin ninguna duda, Android.

Cuando un sistema operativo como iOS llegaba al mercado como el único que podía dar vida a un smartphone de verdad, cuando BlackBerry comenzaba su camino hacia el final de un ciclo, cuando Nokia veía como Symbian se esfumaba en una nube de ilusión y ausencia de progreso, en ese momento, llegó Android. ¿Y qué era Android? La antítesis de iOS. Aunque, más bien, era la tesis de iOS. Y es que, venía a imitar en todo al sistema operativo de Apple. Con el tiempo, lo superó en número de usuarios, y hoy en día es el más utilizado del mundo. Ahora Google se apresura a lanzar su propia línea de smartphones, tras la compra hace un año de Motorola. Sin duda, son realmente peligrosos.

Ver la noticia original en androidayuda.com

La guerra de sistemas operativos para teléfonos inteligentes y para tabletas no se limita a Android y a iOS. Ambos gigantes tecnológicos tienen muy claro que Google es un enemigo muy fuerte, que ha conseguido posicionar su sistema operativo Android a la cabeza de la informática móvil y que expande su mercado día a día con sus terminales Nexus.

Para luchar contra el dominio de Android, Samsung planea el lanzamiento de un nuevo sistema operativo llamado Tizen, en el que lleva trabajando bastante tiempo. Si sus smartphones y tabletas saliesen al mercado con este nuevo sistema operativo, Samsung daría un golpe a Google en la línea de flotación, pues Samsung es el primer fabricante de smartphones del mundo y su cuota de mercado crece día a día.

Tizen es un sistema operativo open source, basado en Linux, lo cual tiene varias cosas buenas. Al estar basado en Linux, seguramente será un sistema operativo muy robusto. Por otro lado, al ser un proyecto open source, estará mantenido por una comunidad abierta de programadores, lo que permitirá disponer del mejor sistema operativo posible sin depender de la voluntad de un solo fabricante.

Recientemente se ha conocido que Mozzilla está preparando un nuevo sistema operativo para teléfonos móviles y tabletas llamado Firefox OS, lo que añade más movimiento al ya movido mundo de los sistemas operativos para dispositivos móviles.

En principio, el hecho de que haya tantos sistemas operativos distintos puede parecer un problema para los usuarios, que tienen que aprender distintos entornos operativos para manejar los teléfonos móviles, que tienen que aprender a manejarse en distintas tiendas de aplicaciones, etc. Pero desde un punto de vista de la eficiencia, el hecho de que haya competencia hace que los productos sean mejores a la larga.

Es el bendito problema del libre mercado. La alternativa sería la tiranía de un solo fabricante, que nos tendría en sus manos sin competencia posible. Ante esta posibilidad, preferimos tener cuatro o cinco muy buenos sistemas operativos a tener uno solo y estar en manos de su fabricante.

Estamos seguros de que Google no se quedará parada ante los movimientos de sus competidores. Donde Google tiene ventaja inicialmente es en el hecho de que para que triunfe un sistema operativo para dispositivos móviles, es absolutamente necesario que disponga de una muy buena colección de aplicaciones disponibles, a ser posible gratuitas. En ese terreno Google aventaja por goleada tanto a Tizen como a Firefox OS.

De todas formas, no hay que perder de vista que Apple y Samsung juntas dominan el mercado de smartphones y tablets a nivel mundial, por lo que cualquier acción por parte de estas dos empresas en contra de los intereses de Google tendrá consecuencias importantes en el delicado equilibrio de poder en el que se mueve la industria de la informática móvil.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«