Hace tiempo que los usuarios de la televisión y otros medios de comunicación que presentan pantalla de por medio, soñamos con poder disfrutar a través de la pantalla no sólo de las imágenes y de los sonidos, sino hacerlo también de los olores. ¿Imaginas oler un guiso que te está mostrando un cocinero famoso, oler el azahar de un reportaje sobre Sevilla, o las torrijas en Semana Santa estando a kilómetros de distancia de Andalucía? La imaginación da para mucho, y las tecnologías están respondiendo a nuestros deseos. De momento no es la televisión, sino mejor: los sms con aromas de los smartphones.

Scentee no solo permite enviar mensajes con olor, además crea alarmas para reconocer olores preferidos del usuario en su smartphone, según publica elHeraldo.nh. Aunque suene a fantasía, en el futuro los smartphones permitirán enviar mensajes a los contactos y que se diferenciarán por el olor. Un novedoso dispositivo creado por la empresa nipona ChatPerf.

Al pulsar en la pantalla del smartphone, las luces del dispositivo conectado se encienden y se libera una nube de olor. Para que la otra persona reciba el aroma enviado también debe tener instalado el dispositivo Scentee.

Fuente: Telecinco.es

Primero fue el teléfono y la transmisión de la voz, luego la radio, y más tarde, el televisor y la transmisión de imágenes y sonido. Años después se le unirían el ordenador y los teléfonos móviles. Sin olvidar la revolución que supuso la llegada de la tv en color. Hemos pasado de sufrir un miedo paralizante ante una cámara fotográfico bajo la creencia de que ésta podía robarnos el alma, a gozar de dispositivos que se asemejan y aún mejoran a la mismísima lámpara de Aladino. Sólo nos falta pedir para que el deseo nos sea concedido. Y faltaban los sms con aroma.

Cuando la mayor parte de las comunicaciones las realizamos mediante un celular y nuestra vida social se concentra básicamente en las redes móviles y whatsapp, era propio que deseásemos ir más allá. Y es que, ¿para qué comprarnos un perfume o cocinar una sabrosa paella si nuestro interlocutor no podrá apreciar nuestro esfuerzo? Hoy hacemos todo para aparentar. Bueno, hoy y siempre, ¿ a quién vamos a engañar diciendo que antes las cosas iban mejor? No podemos fingir que nos importa poco lo que piensen otros, cuando colgamos en facebook hasta las  fotos de nuestra cara de sueño recién levantados, para que todos opinen de nuestra imponente belleza.

Menuda la alegría que va a llevarse El Corte Inglés, quien el pobre anuncia en vano sus perfumes, cuando nadie ha necesitado usarlos, porque apenas salimos para exhibirlos ante nuestros conocidos. Aunque lógicamente, es de suponer, que los olores ya vendrán predefinidos, pero tiempo al tiempo, porque todo llegará. Y ya puestos, y contemplando las maravillas que puede hacer la impresora 3D, espero frotándome las manos, un celular y un televisor que me transmita no sólo un sms con aromas, sino el sabor y el pan con chocolate en cuestión. Puestos a pedir.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«