Sony presenta la nueva PlayStation 4 en la nube, pero no desvela su apariencia

Sony ha presentado en Nueva York su primera consola de videojuegos en siete años, la PlayStation 4. Con la nueva consola, que llegará a los mercados las próximas navidades, los usuarios podrán jugar con videojuegos alojados en una nube, un servidor externo, con el CD, o hasta en streaming.

La incorporación de la nube en el mundo de PlayStation permitirá a los usuarios de la PS4 jugar a todos los juegos de las anteriores versiones de la exitosa saga de consolas. La nueva máquina permitirá, además, expandir su universo a otros dispositivos móviles y gozar de una experiencia mucho más social.

La compañía japonesa, que no ha mostrado en ningún momento la máquina y apenas ha dado detalles técnicos, ha hecho una declaración de intenciones sobre cuál es su nueva concepción del ocio interactivo: el juego en la nube, la movilidad y la interacción entre jugadores conforman sus pilares.

PlayStation 4 se integrará con teléfonos inteligentes y tabletas, así como con PlayStation Vita, con la que compartirá los videojuegos mediante streaming gracias al modo remote play.

Asimismo permitirá acceder y disfrutar de títulos en la nube, gracias a que ha asimilado la tecnología de juego en streaming de Gaikai, compañía que compró el pasado verano

“La tecnología de PlayStation 4 y PlayStation Network integrada con Gaikai dará como resultado la red de juego más potente y ligera del mundo”, ha asegurado el cofundador de Gaikai, David Perry.

La consola tendrá una memoria RAM de 8 gigas, la arquitectura de un ordenador “superpotente” y memoria interna HDD, así como un chip secundario para que sea más fluida su actividad, según el consejero delegado de Sony Computer Entertainment, Andrew House.

No se ha precisado si tendrá lector de Blu-ray, ni su capacidad, su forma, su color o precio, los puertos con los que contará ni los sistemas operativos móviles con los que se conectará.

Una experiencia más social que conoce los gustos del usuario

Lo que sí ha enseñado Sony es su mando inalámbrico, Dual Shock 4, que incluye una superficie táctil y el botón “compartir” para grabar, emitir en tiempo real y subir a las redes sociales -Facebook y uStream han sido las dos únicas plataformas mencionadas- vídeos de las partidas y los logros del jugador. Una barra con dos cámaras detectará su posición real. Mientras jueguen, además, los usuarios podrán tener videoconferencias y chatear con sus contactos.

Con su nueva consola, la compañía japonesa pretende que la experiencia de juego sea más sencilla, gracias a una nueva interfaz de usuario, y que se reduzcan los tiempos de espera desde que el jugador da una orden hasta que ésta se ejecuta.

A medida que el usuario consuma más contenido, la consola conocerá sus gustos y le sugerirá nuevos videojuegos a los que podrá acceder en la nube.

Los videojuegos más esperados en una presentación que sabe a poco

Llegarán a PlayStation 4 el shooter futurista Killzone Shadow Zone, un nuevo título de carreras basado en el juego comunitario llamado Driveclub e Infamous Second Son, el spin off de Infamous o la nueva propuesta del personal David Cage Beyond.

Un nuevo Final Fantasy, la acción medieval y los dragones de Deep Down y los esperados Destiny y Watch Dogs también estarán disponibles para esta consola. Asimismo, Blizzard apoyará a Sony llevando a PlayStation 3 y PlayStation 4 Diablo 3, una franquicia sólo accesible desde PC.

Ver la noticia original en lavanguardia.com

Parece increíble que la multinacional Sony haya tenido pérdidas durante los últimos ejercicios, máxime cuando ha vendido millones de consolas PlayStation en todas sus versiones.

El problema no es sólo la crisis que estamos padeciendo en gran parte del mundo. Una de las razones que más ha influido en el declive económico del gigante Sony en particular, y de la mayoría de empresas japonesas de electrónica y ocio en general, es la pujanza de las empresas coreanas, como Samsung y LG, que han copado el mercado en muchas áreas tecnológicas y de ocio donde antes campaban a sus anchas las empresas japonesas.

Hace unos años parecía imposible bajar del pedestal a las multinacionales japonesas, pero las empresas coreanas lo han conseguido, gracias a productos de gran calidad y a precios más o menos competitivos.

En definitiva, es el consumidor final el que sale beneficiado de que haya una fuerte competencia en cualquier sector económico o tecnológico.

En el caso que nos ocupa, seguro que PlayStation 4 será un gran producto de ocio, aunque mucho nos tememos que el precio inicial no será apto para todos los bolsillos, sobre todo con la época económica que estamos atravesando.

Todavía recordamos cuando salió la PlayStation 3 a un precio superior a los 600€ y ahora puede comprarse por menos de 300€. Está claro que el que quiere lo último tiene que pagarlo.

 

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«