Da a luz mellizas y, a una de ellas la dejan ingresada para someterla a una curiosa y no menos delicada operación: extirparle un segundo cráneo que se le había formado en la cabeza. Asree Gul, conoce con sólo tres meses de edad lo que es ser el centro de atención. Envuelta en mimos de médicos y curiosos, pese a lo delicada de la situación, la intervención ha sido un éxito, aunque eso sí,   la pequeña  se encuentra todavía delicada y bajo la vigilancia de sus cuidadores. Maravillas de la ciencia, que permiten salvar la vida y dar un aspecto menos aterrador al pobre bebé.

Una madre afgana dio a luz este verano boreal a mellizas, una de las cuales, bautizada Asree Gul (Nueva Flor), fue internada en un hospital de Jalalabad, la gran ciudad del este afgano, debido a una anomalía.

“Tenía una segunda cabeza insertada en el cráneo. Se la hemos extirpado”, explicó a la AFP el jefe de cirujía del hospital de Jalalabad, Ahmad Obaid Mojadidi, una semana después de esta operación calificada como la más sofisticada llevada a cabo en la región.

Fuente: Noticias Yahoo

Es verlo y no creerlo. Un segundo cráneo perfecto, con forma completamente de cráneo humano y hasta pelo. Una segunda cabeza que, si bien como decimos perfecta, no hubiese sido sino una lacra en la vida de Asree Gul, la pequeña afgana protagonista de esta noticia. Creíamos que los bebés deformes eran cosa del pasado, cuando la salud no se controlaba tanto y, nadie sabe, o existe el mito de que no se sabía lo que había en el ambiente.

Sin embargo, en pleno siglo XXI ahí lo vemos, un bebé con dos cráneos. Lo que, en otros tiempos hubiese sido una desgracia, tal vez una lacra familiar,y por supuesto motivo de discriminación, burla y quién sabe qué cosas más, pero ninguna favorables para la niña habría tenido en la sociedad. Comprobamos que los monstruos de antaño, y que todavía permanecen en el imaginario popular, no son sino personas que han sufrido de alguna enfermedad o una pequeña anomalía.

Aquí no caben maldiciones ni otros demonios. Asree es una bebé como otra cualquiera, con la peculiaridad de que al nacer tenía un segundo cráneo pegado a su cabeza. Un bebé con dos cráneos. Como tener una verruga en la cara. Un cuerpo extraño, y nunca mejor dicho, que molesta, que afea y que, probablemente, habría impedido llevar una vida normal a la pequeña. Pero como si fuera un grano, un lunar, o un quiste inoportuno y rebelde, ya está fuera de ella.

Afortunadamente, avances de la ciencia, hoy ya no vemos monstruos con apariencia de tales, sino que los monstruos son más parecido a nosotros. Porque, en realidad, como sucede en el cine, quienes son vistos como monstruos en el fondo tienen un corazón de oro, son los otros los malos e intolerantes que no saben ver el interior. Gracias a los médicos afganos que la han atendido, Asree podrá vivir sin complejos.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«