Un canguro salva a un niño de 7 años de morir helado

Debo reconocer que cuando leí esta noticia  tuve que leer el titular varias veces para situarme, y es que no sabía si el canguro que había salvado a un niño de 7 años de morir helado, cuando se hallaba perdido en un bosque de Australia, se refería a un canguro humano, es decir, un cuidador, o si en realidad hacía alusión al canguro de la especie animal. Lo cierto es que lo mismo hubiera dado, porque este animal, de la especie canguro, se comportó como una auténtica niñera con el pequeño. Para que luego digan que los animales son seres inferiores.

Todo ocurrió en el sur de Australia concretamente en el parque Deep Creek Conservation Park y a pesar de que el niño no estaba vestido para pasar la noche en el parque, ya que las temperaturas pueden descender hasta los 6º incluso en verano. El niño sobrevivió unas 24h a la intemperie gracias a la ayuda de un carguro que se acercó mientras el niño estaba recogiendo flores para su madre. El animal se quedó durmiendo junto al niño manteniéndolo así caliente toda la noche.

“El canguro se acercó a él, se comió sus flores y luego se quedó dormido a su lado” explica el padre de Simon. Un grupo de rescate formado por dos helicópteros y varios funcionarios estuvo toda la noche buscando al niño perdido. Finalmente el niño fue encontrado por uno de los helicópteros a 500 metros de distancia de donde se había perdido.

Fuente: El Occidental

Increíble y real

La historia parece salida de la televisión, y desde luego, nadie lo hubiera creído si la única prueba hubiera sido el relato de este niño de 7 años, protagonista de tan curiosa aventura. Una aventura para él, porque sin duda que lo fue. Y es que a uno, todos los días, no le acunan una familia de canguros. Sin embargo, la aventura que se torna pesadilla, si es que la contamos desde la óptica de los padres,  es totalmente real. Y para más evidencia, el hecho de que el niño apareciera sano y a salvo y entre sus nuevos amigos, o hasta me atrevería a llamarles su familia de acogida.

La historia destaca por curiosa, pero no es la primera vez que asistimos a un espectáculos rescate donde el causante del milagro, es un animal no humano. Para los amantes de los canguros,  tienen en el recuerdo al entrañable Skippy, que en los años 60 deleitara las tardes de los niños frente al televisor. También perros, gatos y otros animales, han demostrado que cuando hay una vida en juego, no importa la raza, ni la especie, el instinto maternal sale a flote.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«