Un estudio revela que los buenos hábitos para cuidar el corazón reducen el riesgo de padecer cáncer

Lo que es bueno para el corazón también lo es para reducir el riesgo de cáncer. Según un estudio publicado en la revista ‘Circulation’: Journal of the American Heart Association’, siete son las pautas que hay que respetar para mantenerse alejado no sólo de los problemas cardiovasculares, sino de los tumores.

El secreto está en realizar ejercicio, conseguir un peso adecuado, seguir una dieta sana y equilibrada, tener controlados los niveles de colesterol y de azúcar, mantener la presión arterial baja y no fumar.

Si se cumple con todas las recomendaciones anteriores, asegura el principal autor de este trabajo observacional, Laura Rasmussen-Torvik, de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern (Chicago, EEUU), podría reducirse el riesgo de cáncer hasta un 51%. Incluso siguiendo cuatro de los siete puntos, los beneficios son palpables porque las probabilidades de presentar tumores se reducen un 33%. Y si sólo se tienen en cuenta uno o dos, el porcentaje sigue siendo reseñable, de un 21%.

Así lo comprobó un equipo de investigadores de la Universidad de Northwestern después de realizar un trabajo prospectivo basado en los datos desprendidos del estudio ‘Riesgo de ateroesclerosis en las Comunidades’ (ARIC, una revisión sobre la incidencia de problemas cardiovasculares en la población americana).

Participaron más de 13.000 hombres y mujeres entre 45 y 64 años. Al comienzo del estudio se les entrevistó y se les examinó para establecer cuáles de las recomendaciones de la Asociación Americana del Corazón (AHA, sus siglas en inglés) conocían y si las ponían en práctica. Al cabo de 20 años, los autores de la investigación revisaron los registros de cáncer y encontraron que 2.880 de los participantes habían desarrollado cáncer, principalmente de pulmón, colon, rectal, próstata y de pecho (no se consideró el cáncer de piel no melanoma).

En estos 20 años de seguimiento, el grupo de Rasmussen-Torvik observó además que los participantes que fumaban, si cumplían con otras cinco o seis recomendaciones, también experimentaban ventajas, aunque más atenuadas.

Ver la noticia original en elmundo.es

Esta investigación es muy alentadora y muy sorprendente, puesto que demuestra que cuidando el sistema cardiovascular se reducen significativamente las probabilidades de padecer cáncer, una de las causas de muerte más frecuentes en la sociedad actual.

Si analizamos las siete recomendaciones del estudio una a una, veremos que todas son de sentido común y, en general, no demasiado difíciles de conseguir, por lo que todos deberíamos intentar cumplir el máximo número de estas recomendaciones:

Realizar ejercicio: esta recomendación seguramente es buena no sólo para mejorar el sistema circulatorio y para prevenir el cáncer (según este estudio), sino que es buena para muchas cosas más, como para estar físicamente más fuerte y activo, para tener una mejor autoestima, para estar de mejor humor, para mantener el apetito, y para más cosas que se quedan en el tintero. Dado que las personas viven cada día más tiempo, el ejercicio debería ser una rutina diaria como lo es ducharse o cepillarse los dientes.

Conseguir un peso adecuado: el sobrepeso es una muy mala noticia para cualquier persona, y con la edad este problema se agudiza. Por tanto, mantener el peso corporal bajo control no sólo nos permitirá tener una vida diaria más cómoda, sino que mejorará la salud de nuestro corazón y también nuestra autoestima.

Seguir una dieta sana y equilibrada: esto lo saben muy bien los ciudadanos españoles, cuya esperanza de vida es la más alta de Europa. La dieta Mediterránea es famosa por ser saludable, lo que se traduce en una mejor calidad de vida. Aunque usted no viva cerca del mediterráneo, podrá conseguir vivir más tiempo y en mejores condiciones si procura tener una alimentación variada, consumiendo frutas, verduras, carnes sin grasa y pocos alimentos procesados.

Controlar el nivel de colesterol: este lípido es necesario para el cuerpo humano, pero es un asesino silencioso. Cuando se acumula en exceso en el sistema circulatorio puede producir obstrucciones muy graves. Si éstas se localizan en el corazón, la muerte por infarto es muy probable. Por tanto, mantener un nivel de colesterol dentro de los límites recomendados es absolutamente imprescindible para disfrutar de una vida larga y saludable.

Controlar el nivel de azúcar: el azúcar, igual que la sal, son condimentos habituales en la dieta de las personas, pero ambos son extremadamente dañinos para la salud si se ingieren en cantidades excesivas. La relación de daños que cada uno de ellos causa en el cuerpo humano es impresionantemente larga. Por tanto, mantener el nivel de azúcar bajo control es muy importante, no sólo para las personas que padecen diabetes, sino para todo el mundo, ya que con la edad aumentan las probabilidades de desarrollar esta terrible enfermedad.

Mantener la presión arterial baja: la presión arterial alta es otro asesino silencioso, pues no genera síntomas y puede producir problemas graves de salud. Normalmente, las personas que hacen ejercicio y que comen de forma moderada y equilibrada suelen mantener la tensión arterial a un nivel adecuado, pero hay otras personas que tienen la tensión alta por otras causas y sólo un diagnóstico médico adecuado puede proporcionarles la solución a este problema.

No fumar: qué podemos decir de este hábito tan extendido en nuestra sociedad, que no sólo cuesta dinero a los ciudadano que fuman, también cuesta muchísimo dinero al resto de los ciudadanos en forma de gastos médicos derivados de los distintos tipos de cáncer que provoca el tabaquismo. Dejar de fumar es de obligado cumplimiento para las personas que deseen tener una vida saludable. Si un fumador consigue dejar este hábito, su salud y su familia se lo agradecerán.

En conclusión, cada una de estas siete recomendaciones, por sí misma, es suficientemente importante como para que todo el mundo intente cumplirla, pero todas juntas tienen un efecto multiplicador que redundará sin ningún género de dudas en una mejora significativa en la salud de las personas capaces de cumplirlas.

Nos gustaría saber vuestra opinión sobre estas siete recomendaciones. ¿Cumplís todas? ¿Sólo algunas? ¿Cuál os resulta más difícil de cumplir?

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«