Se acerca la Navidad y, aunque queda tiempo aún, los niños ya van escribiendo sus cartas a los generosos personajes que cada año por tales fechas hacen su aparición dejando regalos  a los niños que han sido buenos. Santa Claus, Papá Noel, los Reyes Magos, y otras celebridades que vigilan a grandes y mayores para velar porque se haga justicia entre niños buenos y malos dejando como premio un juguete, chuches, ropa y otros objetos. Ryan, un niño de 8 años, este año ha pedido que dejen acosar a su hermanita, Amber, en la escuela, donde ambos comparten aula.

“Querido Santa Claus quería un coche y un helicóptero a radio control, pero ya no, los niños en la escuela siguen molestando a Amber y no es justo”, escribió Ryan. “Recé para que dejaran de hacerlo, pero Dios está ocupado y necesita tu ayuda”, pide en la carta.

Suffern, que trabaja como asistente administrativa en una compañía de salud, expresó a la CNN que su hija Amber –quien sufre de sobre peso– pesa 64 kilos, casi el doble que su hermano.

Esta es la primera vez que los niños –quienes están cursando el tercer grado– comparten aula, y por esto Ryan advirtió a su madre del ‘bullying’ al que era sometida su hermana en la escuela Rocky Mount, expresando que su hermana era objeto de burlas por su peso y por no poder hacer los ejercicios en la clase de gimnasia. Incluso, se reían de ella y le decían que era adoptada por el solo hecho de ser multirracial.

Fuente: Telecinco.es

En tiempos como los que vivimos llenos de crisis, problemas de toda índole y una gran convulsión social, encontrarse con actos llenos de solidaridad y sentimientos procedentes de un niño se ha convertido en una proeza habitual. Esto es una buena noticia. Los niños son más conscientes de la realidad y solicitan formar parte, dentro de su inocencia, de los héroes sin ánimo de notoriedad que contribuyen a mejorar el mundo. O al menos, su pequeño gran mundo.

En el mundo de Ryan, ocupa un papel importante su hermana, Amber. Ambos van juntos a la escuela, y el chico ha visto que los niños del colegio insultan y acosan a su hermana sin piedad.  La pobre chica cuenta con todas las papeletas para ser poseedora de un papel protagonista en plena era del bullying: está gordita, y además, es multirracial. Razones que, a priori, no constituirían sino una característica más de su persona, al igual que unos bellos ojos, un lindo pelo y una hermosa sonrisa que seguro tiene, si no fuera porque, como Pitbulls, los niños de ahora han sido educados para hacer uso de la agresividad y la indolencia más manifiesta ante quienes no se ajustan al acostumbrado cánon estético del momento.

Un canto a la esperanza es la carta a Santa Claus de Ryan, donde ruega como único regalo, renunciando a todo lo demás, que ya no acosen más a su hermana. Porque, antes lo pidió a dios, pero debe estar ocupado. Ejemplar.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«