Una pareja de ancianos que llevaban juntos 65 años encuentran la muerte el mismo día

Tradicionalmente las parejas, cuando soñaban preparando el día de su casamiento, esperaban con ansias ese momento mágico en que las palabras del sacerdote parecen sellar, como en un rito mágico irrompible, la unión de los enamorados, cuando pronunciaban la célebre frase de “hasta que la muerte les separe“. Hoy en día, época en la que apenas duran las parejas, las palabras carecen de significado, incluso esta romántica sentencia pierde su fuerza mágica al cabo del tiempo hasta romperse. Sin embargo, todavía quedan historias de amor que son eternas. Y no duran hasta que la muerte los separe, sino que los enamorados mismos, desafían a la propia muerte.

Una pareja que vivía en un asilo en Ohio falleció con 11 horas de diferencia el mismo día, y el fin de su historia de amor reflejó su devoción durante 65 años de matrimonio, informaron sus familiares.

Las hijas de la pareja creen que su padre decidió quedarse junto a su esposa a pesar de su deteriorada salud hasta que pudieran dar el siguiente paso en su viaje juntos. Él se fue primero —sus hijos lo vieron como su “acto final de amor”— y ella siguió.

“Creemos que él quería acompañarla hasta el final de su vida y hasta la siguiente, y así lo hizo”, dijo su hija Margaret Knapke.

La pareja se conoció cuando eran niños y comenzaron su noviazgo por cartas, cuando Harold, conocido como “Doc”, estuvo en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial. Ruth después bromeaba diciendo “lo dejé que me persiguiera hasta que ¡lo atrapé!”.

Fuente: Univisión Noticias

No podemos afirmar qué es lo que hay más allá de la muerte, ni tampoco explicar cómo es el proceso de abandono de la vida en la Tierra, tal y como la conocemos. Pese a que muchas personas han asegurado tener evidencias de que únicamente estamos en esta vida de paso, y que la existencia no termina aquí, no somos médicos, ni científicos.

Quién sabe si lo que vemos o sentimos, en las experiencias cercanas a la muerte, que sí que están probadas, no se trata sino de efectos producidos por el organismo, o la mente debido al proceso lógico del fallecimiento.

Casualidades.

Sin embargo, en el caso de este deceso simultáneo, aunque habrá quien lo achaque a la simple casualidad, habrá que reconocer que sí es mucha casualidad que dos personas que se han amado tanto, durante tantos años, que han compartido las penas y alegrías, y que han resistido a la enfermedad cuando ésta se ponía cabezota, y todo por no dejarse solo el uno al otro, hayan decidido dejarse ir justo el mismo día.

El poder del amor.

La imaginación tiene las alas largas, en ocasiones mucho, y no faltarán las hipótesis más rocambolescas que aún apoyadas en argumentos científicos, traten de exhibir la magia del poder del amor y de la mente, o del espíritu. ¿Cómo explicar un hecho tan sagrado como la vida y como la muerte?

Tal vez sólo sea que ella se dejó morir cuando lo hizo su esposo, pero entonces, ¿Podemos elegir el momento de nuestra muerte? Las incógnitas no hacen más que multiplicarse.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«