Una vida sana y ordenada puede prevenir hasta un 30% de los tumores malignos

Llevar una dieta saludable, controlar el peso y realizar diariamente ejercicio físico de una manera moderada puede prevenir entre un 15 y un 30% de los tumores. Éstas son las estimaciones que formulan los investigadores en oncología sobre la relación entre el cáncer y la nutrición, un factor determinante en la aparición de algunos tipos de cáncer, como los de colon y próstata.

El investigador del Programa de Investigación en Epidemiología del Cáncer del Instituto Catalán de Oncología (ICO), Antonio Aguado, reconoce que estos porcentajes son “muy optimistas”, pero recuerda que diferentes estudios han mostrado que una buena nutrición, unida a la prevención de la obesidad y al ejercicio físico consigue disminuir la aparición de determinados tumores, especialmente del cáncer de colon, el primero en incidencia si se suman los casos de hombres y mujeres.

No abusar del consumo de las carnes rojas previene la aparición del cáncer. “Una dieta variada basada en alimentos naturales de origen vegetal y que esté poco elaborada es beneficioso para prevenir la aparición del cáncer, al igual que no abusar del consumo de las carnes rojas“, comenta el experto para señalar que, por ejemplo, las dietas ricas en ácido fólico previenen contra el cáncer de páncreas.

Un alimento especialmente importante en la prevención del cáncer de colon y próstata es el tomate. La clave, según explica Aguado, consiste en que es muy rico en licopeno, sustancia que proporciona a los tomates su color rojo característico.

La obesidad es otro de los factores que ha demostrado ser perjudicial dado que diferentes investigaciones han desvelado que, por cada cinco puntos de incremento del índice de masa corporal (IMC), aumenta entre un 9 y un 12% la posibilidad de sufrir cáncer de mama.

Ver la noticia original en 20minutos.es

No cabe duda de que tener buenos hábitos, tanto alimenticios como en lo que afecta al ejercicio físico, tiene beneficios no sólo para prevenir el cáncer, sino también para el sistema circulatorio.

Una dieta sana previene la aparición del cáncerEn lo referente a la alimentación, hay muchos estudios que indican que una alimentación variada y equilibrada previene la aparición de muchos tipos de cáncer. De modo, que cuando nos alimentamos de forma sana, no sólo estamos mejorando nuestra vida en muchos aspectos cotidianos, sino que también evitamos la aparición del temido cáncer con el paso de los años. Uno de los alimentos que se ha demostrado que es extraordinariamente beneficioso para la salud, es el humilde tomate, que no sólo tiene antioxidantes que retrasan el envejecimiento celular, sino que también tiene componentes que previenen la aparición del cáncer.

Una dieta sana y equilibrada previene la aparición del cáncerOtro factor muy importante que ayuda a prevenir la aparición de tumores es el ejercicio físico. Realizar ejercicio no sólo nos ayudará a estar tonificados y a perder peso, sino que redundará en una reducción de las probabilidades de contraer distintos tipos de cáncer. Es recomendable hacer ejercicio físico con regularidad y con moderación. Son beneficiosos ejercicios como caminar, correr con moderación, montar en bicicleta, nadar, realizar ejercicios en grupo como el aerobic, etc. Todo lo que sea realizar ejercicio físico moderado y con regularidad, mejorará nuestro estado anímico y nuestra autoestima, y al mismo tiempo mantendrá nuestro cuerpo en buena forma. Si además se reduce el riesgo de padecer cáncer, no hay razón para estar todo el día delante del televisor.

Hay dos hábitos negativos muy extendidos en nuestra sociedad moderna que hay que evitar para prevenir la aparición del cáncer. Uno es el tabaco, que se debe evitar por todos los medios posibles, ya que es el causante de muchos tipos distintos de cáncer. El otro es el alcoholismo, que aparte de los problemas que causa a nivel social, es un factor de riesgo importante para la aparición de distintos tipos de tumores.

En definitiva, llevar una vida ordenada, llevar una alimentación sana y equilibrada, hacer deporte con regularidad y evitar los malos hábitos como el tabaco y el alcohol, son actitudes que no sólo mejorarán nuestra calidad de vida diaria, sino que minimizarán significativamente la posibilidad de que el cáncer aparezca en nuestra vida.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«