Unos científicos hacen crecer un diente nuevo a partir de células madre

Científicos británicos dicen que están un paso más cerca de ser capaces de reemplazar dientes perdidos con implantes creados a partir de células madre.

Un equipo de investigadores del King’s College de Londres hicieron crecer dientes tras tomar células de tejidos humanos de las encías y combinarlas con las células madre dentales de embriones de ratón.

“Las células epiteliales derivadas de tejido humano adulto de encía son capaces de responder a las señales dentales de las células mesenquimales, de modo que permiten la formación de la corona y las raíces y generan diferentes tipos de células”, explicó el director del estudio, Paul Sharpe.

“Estas células epiteliales, fáciles de conseguir, son por tanto una fuente realista a ser considerada para la formación de dientes”, agregó.

Los investigadores dicen que este método podría eventualmente significar que las dentaduras sean reemplazadas por dientes sustitutos reales, pero podría tomar muchos años.

Ver la noticia original en bbc.co.uk

Las células madre son una de las mayores fuentes de esperanza para la mejora de la salud de las personas en los próximos años. Si el cuerpo humano es capaz de crearse completamente a partir de dos células únicas, eso quiere decir que cada célula es capaz de dividirse y especializarse en cualquier tipo de célula, ósea, muscular, epitelial, etc. Lo único que hace falta es descifrar los mecanismos de dicha especialización.

Hay muchos experimentos exitosos con células madre hasta la fecha, como por ejemplo la regeneración de orejas, de piel e incluso células cardíacas, pero queda mucho por investigar.

No nos cabe duda de que en unos pocos lustros muchas enfermedades se podrán curar con células mádre, quedando los pacientes prácticamente como nuevos después del tratamiento.

Un campo muy esperanzador es el del corazón. Se implantaron células madre en un corazón que sufrió un infarto de miocardio que provocó la muerte de un gran número de células. Después de unos días de tratamiento, comenzaron a crearse células nuevas en la parte dañada. Células específicas del corazón, que latían al unísono con las células originales.

Esperamos que las células madre sean una panacea para la medicina en los años venideros, y que los científicos no tarden demasiado en implantar estos tratamientos para que todos nosotros lo veamos 🙂

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«