¿Ver televisión provoca diabetes?

Esto es lo que los científicos están tratando de averiguar. Y es que el creciente número de personas que sufren de diabetes, y el dato de que cada vez más niños terminen enfermando prematuramente de este mal ha llevado a los médicos a analizar nuestro actual estado de vida. A nadie se le escapa un dato y es que comemos peor, nos movemos mucho menos y enfermamos antes. Por eso, la raíz del mal hay que buscarla en la infancia para correguirla cuanto antes. Confirmado que la dieta hay que mejorarla,  toca preguntarse ahora, ¿Ver televisión provoca diabetes? 

lgunas encuestas como la Nacional de Salud y Nutrición 2012 en México señalan que en los últimos años la obesidad infantil ha repercutido con mayor incidencia en infantes que se encuentran en el rango de entre 5 y 11 años de edad. Con ese antecedente, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) realizaron un estudio entre 871 niños y adolescentes, orientado a esclarecer el impacto en la salud que podría implicar el hábito de ver televisión (TV).

Los científicos mexicanos encontraron una asociación significativa entre la presencia del síndrome metabólico y el número de horas que los niños pasan frente al televisor, ese factor coincide con el reporte de otros estudios realizados previamente en Europa. Pero entre los resultados de la investigación mexicana trascendió la posibilidad de que aparezca el síndrome metabólico en niños que ven televisión hasta siete horas diarias es tres veces más elevada que en aquellos infantes que no tienen ese hábito.

Fuente: BBC

No se trata únicamente de mantenerse activos para quemar calorías, sino que mientras estamos sentados frente al televisor, nuestro organismo pierde una gran cantidad de recursos a invertir mal sus posibilidades. Esto es, en lugar de estirar músculos y huesos, permanecemos inmóviles, en lugar de sudar, quedamos sin gasto energético, y descansamos menos y peor. Con todo ello, nuestro organismo termina con la cabeza en los pies y viceversa. Y eso que no hemos analizado lo que hacemos mientras estamos frente a la caja tonta ni lo que pensamos.

Sentarse frente al televisor implica varias cosas: la primera caer en la mayor de las perezas, la siguiente es que estamos dando de lado actividades que realmente nutrirían nuestro cuerpo y nuestro cerebro. Además de todo esto, tampoco hemos de ser tontos, y reconocer sin embargo, que cuando miras la pantalla, te resulta más entretenido si mientras estás picoteando algo. Nuestra hiperactividad nos obliga a masticar y mover las manos, y comer se convierte en nuestro pasatiempo preferido.

Si se confirma que ver televisión provoca diabetes, estaríamos antes la necesidad imperiosa de apagar el mando del televisor y pasarse  a un estilo más deportivo, y que no sólo el azúcar, también las cardiopatías. Como más vale prevenir, a partir de ahora, menos televisión y más acción.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«