Y en los sueños, ¿somos todos iguales?

Cuando estamos despiertos, más o menos todos, seamos de donde seamos, compartimos los mismos sueños. Ansiamos tener un empleo digno y que nos permita realizarnos, o simplemente una buena fortuna que nos haga posible vivir a todo lujo sin dar palo al agua. También  damos la vida, aunque suene paradójico, porque tanto nosotros como los nuestros tengamos buena salud. Deseamos formar una familia, ser afortunados en el amor, viajar por el mundo, ser felices, y alguno habrá que quiera ser reconocido o famoso. Pero, ¿Y en los sueños? ¿Qué proyectamos dormidos? ¿Mientras dormimos somos todos iguales? Por ahora es una incógnita.

Este coreano-estadounidense, que vive en Nueva York, está lanzando una aplicación gratuita para celulares que no sólo permitirá a los usuarios grabar sus sueños, sino también crear una base de datos global de búsqueda que lleve un registro de lo que sucede en nuestras mentes mientras dormimos.

Si bien algunos expertos han mostrado procupación por lo que puede significar hacer público los sueños, Soik espera que la tecnología nos ofrezca una nueva forma de ver qué es lo que importa a los colectivos de distintas comunidades en diferentes momentos.

Fuente: BBC

Uno de los principales inconvenientes a la hora de determinar si mundialmente somos iguales o diferentes en los sueños, es que pocas veces somos capaces de recordar con todo lujo de detalle lo que hemos soñado durante la noche. Existen técnicas para descubrirlo y controlar nuestros mensajes oníricos, pero en rara ocasión nos sentimos dispuestos, recién despiertos, a coger lápiz y papel y anotar los detalles de lo que hemos visto.

Los sueños han sido utilizados para curar, para adivinar el futuro, para obtener una respuesta intuitiva a alguna duda que nos inquietaba, o incluso para analizar nuestro estado psíquico. A menudo comprendemos en determinadas circunstancias de nuestra vida que sufrimos pesadillas, reviviendo escenas pasadas o temidas de nuestra vida. Pero, ¿qué hay de esos sueños protagonizados por objetos, personas o sucesos extraños, sin sentido?

En lo que coinciden los médicos es en que los sueños son una actividad de nuestra memoria. La memoria es la responsable directa de lo que nosotros vemos o intuímos en los sueños. Se dice que dormir y soñar permiten ordenar información en nuestra memoria, una acción que tiene una doble ventaja, pues por un lado ayuda a afianzar conocimientos adquiridos, de ahí que sea bueno descansar después de haber estudiado y antes de un examen, y por otro lado destierra o limpia de nuestra memoria datos que no sirven para nada.

Los sueños suelen reflejar deseos y temores inconscientes, pero, ¿hasta qué punto? ¿de qué manera? Aunque los científicos apuntan algunas respuestas, todavía el mundo de los sueños continúa siendo un enigma. Hunter Soik, con su aplicación móvil pretende atrapar los sueños de las personas y compartirlos, para que comprobemos cómo soñamos por el mundo. Y es que una cosa sí parece más o menos clara. Podemos mentir despiertos, pero no dormidos, y analizando los sueños es viable saber qué piensa la gente de distintas comunidades, países y colectivos en distintos momentos.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«